loader image

La industria llantera, como muchas otras usuarias de derivados del petróleo, fueron consideradas por décadas una especie de Satanás ecológico, una idea que se ha diluido en la última década gracias a las acciones que empresas como Bridgestone Latinoamérica realizan para reducir al mínimo su impacto en el medio ambiente al que ahora se protege en todas las partes de la cadena productiva.

Andrea Barba, gerente de Comunicación y Responsabilidad Social para Bridgestone Latinoamérica, charló con la Jornada Morelos sobre estos esfuerzos cuya parte más visible es el Llantatón, con el que “en diez años hemos recuperado más de 658 toneladas de neumáticos de desecho (lo que equivale a más de 73 mil llantas rin 16), son 658 toneladas de contaminantes que se han evitado a las comunidades de Morelos con lo que ayudan al medio ambiente, por otro lado estamos ayudando a extender la vida útil de esos neumáticos y evitar una mayor cantidad de desperdicios”.

“Las 658 toneladas se han ocupado en otros procesos productivos, este año para los hornos cementeros, entonces ahí les estamos extendiendo la vida útil y eso nos reduce residuos, la contaminación, pero también nos ayuda a que otros procesos productivos consuman menos recursos naturales, en este caso, de energía”, explica Andrea.

La iniciativa Llantatón se dirige a llevar las llantas a los hornos cementeros: “porque las llantas al hacer combustión, generan una gran cantidad de energía que necesitan los hornos cementeros, entonces están funcionando como una fuente alterna y se utilizan más para ese proceso. Llevamos 10 años trabajando con diferentes empresas del sector cementero para que todas las llantas recuperadas se utilicen en ese proceso particularmente”.

En la edición 2024 del Llantatón solo se recogieron llantas hasta rin 16 “porque la planta de Tepetzingo de Cementos Moctezuma, donde caben perfectamente las llantas de hasta esa medida. Las llantas más grandes requerirían otro proceso de segmentación y trituración, para que puedan ser utilizadas en esos hornos”.

Si no pudiste llevar tus llantas

Si no te enteraste del Llantatón o no pudiste llevar tus neumáticos a alguno de los puntos de acopio, no guardes las llantas, puedes depositarlas en los centros de recolección de llantas que hay todos los municipios. Andrea asegura que Bridgestone, las empresas aliadas y el gobierno “estaremos dándole disposición adecuada. El llantatón ciudadano es solo un día en tres sedes, pero cualquier otro día pueden llevarlas a los centros de disposición del gobierno”.

El compromiso de Bridgestone

Y aunque ayuda a la imagen, “es un asunto de compromiso, porque todos somos testigos de cómo el medio ambiente está cambiando… el cambio climático cada vez es más evidente, y todos formamos parte de ese cambio. Nosotros como industria, como empresa lo tenemos muy claro y queremos minimizar ese impacto de la mejor manera posible, una de las iniciativas que tenemos es el Llantatón… (pero tenemos) un proyecto de economía circular. Sí nos preocupamos por construir productos mucho más sustentables, con materiales renovables que nos ayuden a minimizar el consumo de recursos desde la fabricación del neumático para luego generar acciones de sustentabilidad en la venta, la manufactura, le recuperación y, por supuesto, en la reutilización y reciclaje de nuestros desechos, y así cerramos ese círculo de economía y tenemos un compromiso global a lo largo de nuestra cadena productiva”, asegura Andrea.

“Tenemos un compromiso muy fuerte. Particularmente en México nuestro compromiso es nacional, pero nuestras acciones tienen un mayor impacto en Morelos. Son las comunidades que tenemos más cercanas, siempre hemos contado con el apoyo de las instituciones de gobierno y la ciudadanía, y ahí es donde podemos crecer más estas iniciativas, por eso llevamos diez años haciendo Llantatón en Morelos”.

Andrea Barba, gerente de Comunicación y Responsabilidad Social para Bridgestone Latinoamérica. Foto: La Jornada Morelos