loader image

 

¿Cuántos cuentos e historias caben en los ríos y barrancas de Morelos?

Víctor Hugo Flores-Armillas*

De alguna manera se sabe que los ríos y las barrancas conforman un importante patrimonio natural de los morelenses, sin embargo, para algunas personas se nos escapa la diversidad de acontecimientos, reales y ficticios que ocurren o podrían ocurrir dentro de ellas. Hace unas pocas semanas, fui testigo de cómo tesoros, duendes, ciervos de espuma, diablillos, ovnis, cangrejitos barranqueños, brujas, revolucionarios y pájaros reloj que habitan en el imaginario de nuestros ríos y barrancas tomaron la mente de niñas, niños y jóvenes de prácticamente todo el estado de Morelos.

El pasado 30 de septiembre se llevó a cabo la premiación del 1er concurso infantil y juvenil de cuentos e historias de los ríos y barrancas de Morelos, evento organizado por Reconcilia EcoSocial A.C. el cual tuvo más de 300 participantes de los municipios de Amacuzac, Atlatlahucan, Axochiapan, Ayala, Coatlán del Río, Cuautla, Cuernavaca, Emiliano Zapata, Hueyapan, Huitzilac, Jantetelco, Jiutepec, Jojutla, Tepoztlán, Temixco, Tlalnepantla, Tlaquiltenango, Tlayacapan, Totolapan, Xochitepec y Yautepec.

Por unas breves semanas, las infancias y juventudes morelenses conectaron con tres elementos fundamentales para la sociedad: la escuela, la familia y los ecosistemas que habitan. Momentos maravillosos se crearon entre padres, madres, tíos, abuelos y maestros que intercambiaron recuerdos de su infancia, sus querencias, preocupaciones y situaciones que aún les causan asombro sobre estos componentes de su paisaje.

Pudimos conocer de aventuras maravillosas, desde asomarnos a la aventura de La Tropa Guayabitos, conformada de especies emblemáticas de las barrancas morelenses que luchan contra los drenajes en Cuernavaca, ovnis que extraen el agua de los canales de Tlaquiltenago, la lucha de Mateo por proteger “Su Barranquita” contra el avance de la frontera agrícola en Tlalnepantla o la reivindicación del mal llamado hijo del diablo o Choco en Coahuixtla, Municipio de Ayala.

Conocimos también que los ríos de Yautepec son sitios donde por medio de tributos a la madre naturaleza, es posible establecer un vínculo espiritual con nuestros seres queridos que han partido (Yessica Chaparro). Que en el río Apatlaco, para que tengas comunicación con el medio ambiente, es importante saber escuchar y observar al río, árboles, suelo y aves ya que la naturaleza nos habla en un idioma diferente al que utiliza los sonidos (Larissa Alonso). Que en el río Amacuzac el alma de un guerrero vive en los amates que lo protegen y que también ahí, un espíritu encomienda a los niños a concientizar a los pueblos de Morelos de respetar a su río y por ningún motivo dañarlo (Danna Espinosa). O de como las historias de terror pueden originarse a causa de percepciones erróneas o historias mal contadas (Angie Ramos).

Imágenes, colores, formas, rayaduras, paisajes, animales reales y ficticios, todo esto convivió en un espacio de tiempo, en el cual se pensaron las barrancas y los ríos, no sólo como sitios de trasporte de desechos, lúgubres y deshabitados, si no como mucho más. Esos pensamientos fueron escenarios fantásticos creados por aquellos que tendrán en sus manos el futuro del Estado y que con nuestra participación comprometida los regresaremos a una realidad parecida a los cuentos.

Quiero felicitar a todos los ganadores y pedirles que “Cuiden lo que quieren, luchen por lo que aman y sigan lo que sueñan” así como le decía el abuelo de Mateo en el cuento Barranca Honda

Categoría Infantil: Primer Lugar: “El Tesoro de la Barranca” por Pedro Alejandro de José Domínguez Agraz; Segundo Lugar: “De lo profundo al cielo” por Rubí Díaz Chaparro; Tercer Lugar: “Salvemos al río Apatlaco” por Larissa Eliam Alonso Hernández. Menciones honoríficas: “Cuidemos el río de Las Estacas, cuidemos El Canal” por Alexander Olaf Armenta Arcos, “Río Cuautla” por Emanuel López Mejía y “El Río Salado” por Sol Valentina Vázquez Salazar.

Categoría juvenil: Primer Lugar: “Barranca Honda” por Isaac Vera Torres; Segundo Lugar: “Brigada Los Guayabitos” por Samantha Huitrón Ocampo; Tercer Lugar: “Un secreto en el Río Amacuzac” por Danna Dayre Espinosa Nava. Menciones Honoríficas: “Río” por Emilia Madrid Lameda, “El siervo de espuma” por Emmanuel Díaz Martínez y “Detrás de una historia mal contada” por Angie Guadalupe Ramos Mejía.

*Víctor Hugo Flores-Armillas (@victor.bios). Miembro fundador de Reconcilia EcoSocial A.C. Integrante de la iniciativa Valoración Social del Capital Natural de las Barrancas de Morelos(www.barrancasdemorelos.mx). Miembro de la Dirección de Educación Ambiental y Vinculación Estratégica de la Secretaría de Desarrollo Sustentable Morelos.