loader image

 

José Martínez Cruz y Marco Aurelio Palma Apodaca 

El 11 de octubre de 2023 se cumplieron 14 años del ilegal decreto que “extinguió” la fuente de trabajo Luz y Fuerza del Centro, decisión autoritaria del gobierno usurpador de Felipe Calderón Hinojosa que significó el despido masivo de 44 mil trabajadoras y trabajadores electricistas y la cancelación de su Contrato Colectivo de Trabajo. Desde entonces hemos mantenido la solidaridad con su lucha de resistencia para su recontratación y respeto a sus derechos laborales colectivos desde las organizaciones sociales y sindicales del Pacto Morelos por la Soberanía Alimentaria y Energética y los Derechos de las y los Trabajadores. 

Haciendo un recuento de lo ocurrido, nuestros compañeros electricistas expresaron en un manifiesto solicitando audiencia con la Secretaria de Gobernación, Luisa María Alcalde: “Las y los compañeros que impugnamos jurídicamente el decreto de extinción, no cobrando nuestra liquidación en el momento que el gobierno neoliberal de Calderón, por todos los medios, nos presionaba para que abandonáramos la lucha del sindicato, nos hemos mantenido firmes a lo largo de 14 años de lucha con el fin de recuperar nuestro derecho al trabajo.

“En septiembre de 2012 alcanzamos por la vía legal la sustitución patronal en la Comisión Federal de Electricidad, meses después nos fue despojada un 30 de enero de 2013  por la misma Suprema Corte de Justicia de la Nación que hoy pretende echar  abajo la Ley Eléctrica nacionalista del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“En 2016 evitamos la disolución forzada de nuestra organización, con la movilización alcanzamos un acuerdo con el gobierno anterior con el que parcialmente recuperamos parte de los que nos fue despojado por el gobierno autoritario panista de Felipe Calderón.

“Hoy nos dirigimos a la Secretaría de Gobernación para solicitarle una reunión para conocer la respuesta del gobierno federal a nuestra propuesta de reinserción laboral en la Comisión Federal de Electricidad para fortalecerla y contribuir a superar los retos que esta empresa pública tiene de cara a las amenazas del capital privado y la necesidad de expandir su infraestructura eléctrica para responder a la oportunidad de impulsar la industrialización del país en un nuevo contexto internacional.

“A 14 años de innumerables acciones legales, iniciativas políticas y constantes movilizaciones, esperamos una respuesta satisfactoria a nuestras legítimas aspiraciones de volver a ser parte productiva de la industria eléctrica nacional con rectoría del Estado.

“A catorce años de aquel fatídico 11 de octubre esperamos de usted buenas noticias,   es decir una respuesta positiva que, por justicia social, haga posible recuperar nuestro trabajo.”

“La extinción de Luz y Fuerza del Centro fue un crimen de Estado”, ha señalado el Secretario General del SME, Martín Esparza, quien recuerda en una entrevista publicada en Pie de Página que: “La madrugada del 11 de octubre de 2009 el gobierno de Felipe Calderón asestó un golpe contra el sindicalismo mexicano. De un día para otro, dejó a miles de electricistas sin trabajo tras decretar el cierre de Luz y Fuerza del Centro. La extinción de esta empresa para estatal estuvo acompañada de un fuerte operativo policial para desalojar las sedes del Sindicato Mexicano de Electricistas. Los años han pasado, y los siguientes gobiernos no hicieron sino profundizar el conflicto. Ahora, a un año de que acabe el actual sexenio, los electricistas al fin ven una luz al final del túnel para poder recuperar la dignidad que les arrebató Felipe Calderón.”

“La extinción de Luz y Fuerza del Centro fue una operación de Estado, por lo tanto, fue un crimen de Estado por el que Felipe Calderón debe pagar”.

La confesión de Calderón

En mayo de 2020, el expresidente Felipe Calderón publicó un libro llamado Decisiones Difíciles. Entre la guerra contra el narco, la reforma laboral y los transgénicos, el capítulo ocho del libro de Felipe Calderón aborda la extinción de Luz y Fuerza del Centro.

Meses después de la publicación del libro, en agosto de 2020 el SME interpone una demanda contra Felipe Calderón por delitos de corrupción. Esto, porque tras el golpe al sindicato, el gobierno federal se quedó con varias herramientas, líneas de transmisión, vehículos y otro mobiliario que jamás entregó a la CFE.

“Nosotros no queremos venganza, sino que haya justicia. No puede ser que el espurio esté tranquilamente gozando todo el saqueó de los recursos públicos allá en España”.

Mientras la justicia llega, el SME ha sido resiliente y ha reescrito su propia historia. Primero, creando una cooperativa de trabajadores, pero ahora, logrando acuerdos con el gobierno federal para lograr la recontratación de los electricistas en la Comisión Federal de Electricidad.

Una promesa pendiente bajo el actual gobierno

“Lo que hoy estamos platicando con la actual Secretaria de Gobernación es una propuesta de todos los compañeros que pueden reinsertarse a la CFE. Ya hicimos un censo de todos los trabajadores para identificar su condición de salud, su condición laboral, en qué departamento estaban”.

De acuerdo con Esparza, la reinserción de trabajadores del SME a la Comisión Federal de Electricidad haría frente a un problema de gastos, pero también de soberanía en la producción energética nacional.

«Nosotros tenemos identificadas 6 mil 600 empresas contratistas en todo el país que actualmente laboran para la CFE. Los trabajadores de estas empresas no están al amparo del contrato colectivo de trabajo del SUTERM, y hemos identificado que en muchas ocasiones ni siquiera cuentan con Seguridad Social. Creemos que es imposible que las políticas que implementó el espurio de Calderón pues continúen con la actual administración. La recontratación de los trabajadores del SME es un área de oportunidad para modificar eso», asegura Esparza.

También, agrega, por el alto grado de calificación de los trabajadores del SME, se podría hacer una revisión de todo el sistema eléctrico mexicano, como actualizar líneas de transmisión, así como renovar estaciones y redes de distribución. Actualmente, la actual administración sólo ha hecho este proceso en el 9.5 por ciento de la infraestructura nacional.

«Tenemos ingenieros, tenemos técnicos, tenemos hombres calificados que pueden hacer esta labor. Es cosa de que el gobierno retome nuestra propuesta», remarca Martín Esparza.

A la vez, esta reinserción respetará los salarios y antigüedad de los trabajadores, quienes podrán acceder a una jubilación digna y ampliar sus derechos laborales. Los trabajadores beneficiados, de acuerdo al censo que ha hecho el sindicato, serían 9 mil 200.

Por eso como hoy y siempre las organizaciones que integramos el Pacto Morelos por la soberanía Alimentaria y Energética, nos mantenemos en pie de lucha, acompañando en todo momento la digna lucha y resistencia de las y los compañeros trabajadores electricistas del SME. Porque ayer fueron ellos y mañana podremos ser nosotros/as. ¡Gobierne quien gobierne, los derechos se defienden!

Foto: Guillermo Sologuren/La Jornada