Carlos Quintero J. 

 

Un tribunal de enjuiciamiento halló penalmente responsables a José A. G. y a Jéssica Adriana M. R., ambos acusados por la desaparición de la joven Ana Karen R. T., quien fue vista por última vez el 10 de noviembre del 2019, en el fraccionamiento Burgos de Temixco. 

 

El asesor jurídico de la víctima, Javier Ulises Alcántara, informó en entrevista que el tribunal resolvió condenar a las dos personas sometidas a proceso bajo el criterio de equidad de género y del derecho de las niñas, niños y adolescentes.  Explicó que la víctima es una mujer que tiene derecho a una vida libre de violencia aunado a que es parte de un grupo socialmente vulnerable y que el Estado debe de garantizar su seguridad. 

 

“La pieza clave que nutre el fallo que emite el tribunal, es la declaración de la niña, hija de la desaparecida, y quien narró las circunstancias del lugar, modo y tiempo en que aconteció la privación de la libertad de su progenitora”, comentó el abogado. 

 

Ana Karen desapareció tras acudir a una fiesta en compañía de su hija de 8 años, en Jiutepec, después recibió la llamada de su amiga Jéssica, quien la invitó a su casa, ubicada en el Fraccionamiento Burgos de Temixco. 

 

Una vez en la casa, Ana Karen subió a su hija a una de las recámaras y después ella bajó a la planta baja y se quedó en compañía de Jessica y su esposo, José, hasta la mañana siguiente cuando la mujer habló por WhatsApp con su novio, a las 7:10 horas. 

 

Alrededor de las 10:00 horas, la hija de Ana Karen despertó y se dio cuenta que su mamá ya no estaba y sólo encontró sus pertenencias: un celular, su bolso, ropa. La niña buscó por toda la casa, pero nunca más volvió a ver a su madre. 

 

“A las niñas, niños o adolescentes debe de darse un tratamiento diferenciado para el efecto de su valoración probatoria, a través de este método de juzgar con perspectiva de género”, argumentó el Asesor. 

 

Será en próximos días cuando el tribunal de juicio oral dé a conocer en audiencia la pena que compurgarán en prisión por el delito de desaparición, cometida por particulares y va desde de los 25 a los 50 años privados de su libertad. 

El tribunal ordenó a la Fiscalía que deberá continuar con la búsqueda de Ana Karen hasta en tanto sea localizada.