loader image

 

El presidente municipal de Cuernavaca, José Luis Urióstegui Salgado, calificó como “excesiva” la intervención de la Marina, la Guardia Nacional y la Comisión Estatal de Seguridad (CES) en las instalaciones de la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción. Considera que esta acción, que consistió en la revisión de expedientes, demuestra que se ha “politizado” el asunto.

Explicó que este tipo de actos son solo para presionar por parte del poder Ejecutivo y que han atentado contra el estado de derecho, ya que, según mencionó, la Secretaría de Marina ha excedido sus funciones.

“A menos que trajeran una orden y estuvieran acompañados por una autoridad competente, como podría ser un agente del Ministerio Público, tendrían derecho a ingresar”, afirmó.

Por ello, el edil capitalino dijo que este tipo de acontecimientos solo pueden generar retrasos y falta de confianza, ya que la justicia se vuelve más lenta para las partes.

La noche de ayer, luego de obtener una suspensión a su favor, el Vicefiscal de la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción (FECC) de Morelos, Édgar Núñez Urquiza, pretendió ser restituido en el cargo.

Núñez Urquiza, el Vicefiscal que fue destituido después de presentar una denuncia por tortura contra el Fiscal General del Estado, Uriel Carmona Gándara, declaró que su expulsión fue ilegal.

“Fue ilegal porque nunca nos notificaron y no cumplieron con los parámetros necesarios para llevar a cabo una designación legal. De acuerdo con la Ley Orgánica, debería existir algún tipo de acto jurídico que justificara nuestra destitución o realizar algún acto formal de destitución, lo cual no ocurrió; nunca me notificaron y se me negó el acceso previo a la audiencia”, expresó.