loader image

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) reconoció que la falta de financiamiento en proyectos y el escaso apoyo al sector estatal han llevado a empresas de todos los municipios a abandonar Morelos en busca de mejores condiciones que el gobierno actual de Cuauhtémoc Blanco Bravo no ha proporcionado ni ha atendido.

El presidente de la delegación en el estado, Armando Núñez Iragorri, señaló en una entrevista que, como ejemplo, el Poder Ejecutivo no está invirtiendo en proyectos, y lo mismo ocurre con los municipios en relación a los tramos carreteros. Esto ha resultado en el deterioro de las vías y en muchas de ellas, el abandono.

“Incluso, Capufe ha reducido significativamente su presupuesto y, como se puede observar, el mantenimiento es limitado. Aunque están realizando reparaciones, no se asemejan a las renovaciones completas que se solían hacer en las carreteras. Las empresas especializadas en proyectos gubernamentales, como carreteras y drenajes, que son cruciales, necesitan trabajos de alta calidad. Sin embargo, cuando no hay proyectos, estas empresas se ven obligadas a buscar trabajo y nuevas oportunidades de negocios en otros estados”, explicó Núñez Iragorri.

En este contexto, mencionó que “bastantes” empresas han tenido que cerrar. Hasta la fecha, se ha contabilizado el cierre de 10 de ellas en este año. Por lo tanto, se están explorando alternativas, incluyendo acuerdos con empresas nacionales para llevar a cabo proyectos exclusivos de la CMIC, ya que en Morelos no se han materializado las inversiones esperadas.

El secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Caminos y Puentes Federales (Capufe), Martín Curiel Gallegos, subrayó que han realizado “un gran esfuerzo” a pesar de los recortes presupuestarios considerables por parte de las autoridades. Esto ha llevado a la falta de materiales y personal necesario para agilizar las obras, obligándolos a contratar a otras empresas constructoras para llevar a cabo trabajos menores por partes.