Después de las Olimpiadas, la justa deportiva de más relevancia en el mundo es el Mundial de Fútbol, que el día hoy iniciará sus actividades por primera vez en territorio árabe, específicamente en Catar. La final se disputará el 18 de diciembre.

Será un mundial lleno de polémica pues, además de estrictos controles de vestimenta para las mujeres, en los estadios se prohibió la venta de alcohol.

Además, en la presente edición mundialista la FIFA no figurará Rusia, pues, por su guerra contra Ucrania está vetada en todas sus competencias. La decisión fue adoptada por el Bureau del Consejo de la FIFA y el Comité Ejecutivo de la UEFA, que decidieron de forma conjunta, suspender a todas las selecciones nacionales y clubes rusos en las competiciones de ambas hasta nuevo aviso.

Incluso Amnistía Internacional (AI) ha denunciado que migrantes de Bangladesh, India y Nepal que trabajaron en condiciones cercanas a la explotación laboras en la rehabilitación del emblemático estadio Jalifa y el ajardinado de las instalaciones deportivas y zonas verdes circundantes, la denominada “Aspire Zone”. Estos trabajadores, según AI son objeto de trabajo forzado: no pueden cambiar de trabajo, ni salir del país y suelen tener que esperar meses para cobrar sus salarios.

También será el primer certamen de este tipo que se realice en invierno debido a las elevadas temperaturas de verano en Catar.

La Selección Mexicana de Fútbol, que en ninguna edición mundialista ha logrado jugar cinco partidos, iniciará su participación el martes 22 de noviembre frente a Polonia; el sábado 26 encarará a su similar de Argentina y cerrará la primera ronda de enfrentamientos contra Arabia Saudita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *