loader image

El alcalde de Cuernavaca, José Luis Uriostegui Salgado confirmó que el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (Sapac) se encuentra en “quiebra técnica”, por lo que no descartó echar en marcha las propuestas planteadas por el comisario del organismo descentralizado, entre ellas, aumentar el costo del servicio.

Por segundo día consecutivo, sindicalizados de la CTM realizaron bloqueos en el “Túnel” para exigir el pago de sus prestaciones. Sin embargo, el edil capitalino exhortó a la población para “tomar conciencia de que sí no se le apoya al sistema, pagando el agua que le corresponde, el sistema va a seguir en quiebra permanentemente”.

“Hay personas que dicen que el sistema debería privatizarse, no estoy de acuerdo. El sistema de agua potable, con el apoyo de la gente, tendría oportunidad de entrar a un nuevo esquema que permita mejorar el servicio y cumplir obligaciones con todas las personas a las que les debe”, dijo.

Uriostegui Salgado comentó que no se busca el apoyo del Gobierno del Estado, ya que no lo ha ofrecido, además de que se ha deslindado del Sapac, por lo que no habrá ninguna injerencia para inyectarle recursos, por lo que el Ayuntamiento de Cuernavaca trabajar al límite de sus fuerzas y capacidades.

“Las tarifas se tienen que revisar. Cuernavaca es una de las ciudades con menor costo de cada mil litros de agua potable que llega a los domicilios, se está cobrando alrededor de 3 pesos, y un garrafón cuesta más de 40”, explicó.

Por ello, el Ayuntamiento de Cuernavaca solicitará al Congreso de Morelos aprobar un un incremento de tarifas, que se implementaría el próximo año, derivado de un estudio correspondiente para determinar un monto que hasta el momento no se puede fijar porque “sería muy aventurado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *