loader image

 

La violencia que padecemos en el país se ha recrudecido en las últimas semanas en contra de los jóvenes; varios especialistas la han estudiado durante varios años. Ellos tratan de explicar por qué diversos grupos de la delincuencia organizada deciden emprenderla y hacerla crecer en determinados momentos y contra los jóvenes.

Hemos leído en la prensa que recientemente, en Lagos de Moreno, Jalisco, o en Fresnillo, Villanueva y Zacatecas, en Chiapas o en Michoacán, habían desaparecido jóvenes que andaban buscando trabajo o, tristemente, que fueron secuestrados. El gobierno federal emprendió diversas acciones, enviando al ejército y la Guardia Nacional. Un General del Ejército reporta que habían logrado liberar a 43 personas, pero en el operativo más reciente, con el uso de helicópteros y drones, se logró liberar a 15 personas en Fresnillo, Zacatecas.

En Fresnillo, el ejército hizo un operativo de reconocimiento mediante helicópteros y drones y encontró a 15 personas que fueron liberadas de una especie de campamento donde los tenían como esclavizados. Diez de los liberados son originarios de Fresnillo, cuatro del municipio de la Calera y una persona de Huimanguillo, Tabasco. Las personas liberadas habían desaparecido entre agosto y septiembre y tienen edades entre los 15 y los 51 años. Había un triatleta que era buscado intensamente en redes sociales, un padre de familia (árbitro de baloncesto) y su hijo menor de edad (El Universal, 3 de octubre de 2023).

Seguramente ha escuchado en las noticias los casos de Lagos de Moreno, otro caso de jóvenes en Zacatecas y hasta en Chiapas. La tragedia de los jóvenes y sus familias, por supuesto, es terrible, pero no sorprende tanto que ocurra en Zacatecas y Fresnillo, que tienen varios años en varias encuestas del INEGI, como la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Violencia, conocida como la Envipe, o la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana, como el primer lugar nacional en que la gente se siente más insegura en todo el país.

Sin embargo, sorprende Chiapas porque, para agosto de 2023, tenía una de las tasas más bajas de homicidios dolosos del país, 5.8 por cada cien mil habitantes (pccmh), cuando la tasa nacional era de 15.3 pccmh, en contraste con Zacatecas que tenía una tasa de 42.4 pccmh de homicidios dolosos, por lo que ocupaba el tercer lugar nacional para ese mismo agosto, solo detrás de Colima, que ocupaba el primer lugar nacional en ese delito con 70.5 pccmh, y Morelos, que ocupaba el segundo lugar nacional con 44.1 pccmh (cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, agosto 2023).

Apenas el 29 de septiembre habían sido sepultados los seis jóvenes que fueron asesinados en Villanueva, Zacatecas (El Universal, 29 de septiembre de 2023). Dos de los detenidos e imputados de este delito eran, por cierto, jóvenes menores de edad originarios de Durango.

Los investigadores estudiosos de estos problemas en México sostienen que esto sucede porque los grupos de la delincuencia organizada (DO) hacen reclutamiento forzado de estos jóvenes y, según el presidente de la República, AMLO, se debe a que los jóvenes “ya no se enganchan” debido a los diversos programas sociales, como Jóvenes Construyendo el Futuro o la Beca Universal Benito Juárez para distintos niveles educativos, desde educación básica hasta educación media superior y superior. Sin embargo, esto no es ningún consuelo para los padres de familia ni tampoco para los jóvenes que tuvieron la desgracia de ser “levantados” y asesinados.

En Chiapas, la DO entró a un Colegio de Bachilleres para secuestrar y matar a una maestra que había sido amenazada, junto con su esposo, por no querer participar en los retenes organizados por la DO.

Los especialistas estudiosos de estos problemas de violencia sostienen, en estudios nacionales e incidencias de violencia históricos de varios años, que se debe a que la DO, amenazada por las acciones del gobierno, busca “tomar” varios nuevos territorios porque la alternancia política, sobre todo cuando la ha ido perdiendo el PRI o el mismo PAN, o el PRD, pone en riesgo los acuerdos de corrupción/protección que tienen con autoridades policiales, fiscales, judiciales y ministerio público, estatales y municipales. Por lo que deciden armar sus “milicias” de jóvenes y buscar nuevos territorios.

Por lo tanto, conviene, sugieren algunos otros autores, buscar “acuerdos” que eviten que se dispare la violencia contra la sociedad, porque no solo se hace entre grupos que compiten por la “plaza”. A pesar de la evidencia que ofrecen, son solo hipótesis en búsqueda de explicaciones para estos resurgimientos de violencia. Quizás, por ello, el presidente Petro de Colombia busca estos acuerdos tan controvertidos, de los cuales se firmaron diez antes, para construir lo que él ha llamado “Paz Total”, y que ha sido tan controvertido hoy en Colombia porque no tienen algún motivo, como movimiento político armado, para firmar un acuerdo de justicia transicional con la DO.