Por Carlos Quintero J.

La suspensión temporal de un Juez Especializado de Ejecución y la falta de personal mantiene en el olvido los asuntos que aquejan a las personas privadas de libertad en el Centro de Reinserción Social (CERESO) Morelos. 

Fuentes consultadas revelan que existe un gran rezago en asuntos de ejecución especialmente de quejas. Sin embargo, hasta el momento, el Poder Judicial de Morelos no ha atendido este problema. 

Desde el pasado 16 de febrero, cuando fue suspendido de su cargo el Juez Especializado de Ejecución, Ramón Villanueva Uribe, se han acumulado los asuntos que éste debía desahogar.

La semana pasada fue nombrado como Juez Interino Javier Barboza Díaz para atender la zona metropolitana; Barboza Diez estaba destacado en la zona sur poniente del estado y,en su lugar, fue designada Zita Peláez Morales.

Sin embargo, en opinión de litigantes, hace falta por lo menos un segundo juez para atender el rezago, pues resulta insuficiente un solo juzgador.

El 16 de junio de 2016 se decretó la Ley Nacional de Ejecución Penal que establece las normas que deben de observarse en la ejecución de penas y en las medidas de seguridad impuestas como consecuencia de una resolución judicial. Así se creó la figura formal del Juez de Ejecución encargada de resolver asuntos relacionados con el internamiento por prisión preventiva de las personas bajo proceso penal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *