Los derechos son de todas, todos y todes. La lucha de la humanidad ha sido por su reconocimiento pero, históricamente, ese reconocimiento ha sido desigual respecto de las mujeres, por ejemplo, en México sus derechos políticos fueron reconocidos hasta 1953. La desigualdad de género ha estado presente en la sociedad, en una burbuja que envuelve misoginia, machismo , estereotipos, estigmatizaciones, violencias físicas, como feminicidios, emocional y económica, burbuja que se resiste a romperse. Las leyes por sí mismas no han sido suficientes, existe una brecha entre ellas y la rampante desigualdad cotidiana. Requerimos romper esta burbuja indigna, dando paso a una burbuja que se enmarque en una cultura de respeto, de un nuevo modelo de masculinidad, sin estereotipos, de roles compartidos, de intolerancia a las violencias. La dignidad no tiene géneros. Asumamos ese compromiso.

Luis Raúl González Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *