El presidente municipal con licencia y candidato de la coalición que “Dignidad y Seguridad por Morelos” a la reelección por Cuernavaca, José Luis Urióstegui Salgado insistió en que no activará protocolos especiales de seguridad, durante el proceso electoral.

Tras lamentar los hechos de violencia suscitados en las últimas horas, y que cobraron la vida de Teodoro Gorostieta, familiar de Gabriela Gorostieta, candidata de dicha coalición a la diputación federal, sostuvo que en su caso “seguiré caminando firme sin el apoyo de seguridad”.

No obstante, Urióstegui Salgado advirtió que “de notar algo que pudiera poner el riesgo la integridad de quienes me acompañan en esta campaña, ahí sí tomaremos las debidas atenciones”.

Mencionó que aquellos candidatos que se sientan amenazados o que sean víctimas de intimidaciones, deben reportarlo ante las autoridades competentes y, entonces sí pedir al Instituto Nacional Electoral (INE) o al Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac), que actúen en consecuencia, todo bajo los lineamientos establecidos para garantizar la seguridad de los candidatos.

Sobre los brazaletes inteligentes que ofrece el gobierno estatal, a través de la Comisión Estatal de Seguridad Pública (CES), como medida de protección, el candidato dijo que tampoco la solicitará, confiando en que no sufrirá ningún tipo de atentado.

Morelos, es uno de los estados con altos índices de violencia en medio del proceso electoral; en las últimas 24 horas se han registrado dos homicidios: el de Teodoro Gorostieta, ocurrido en el municipio de Jiutepec, así como del líder transportista José Bobadilla, ocurrido en Tetelcingo, en Cuautla, ambos simpatizantes del frente opositor. Asimismo, el pasado jueves, el candidato del Partido del Trabajo (PT) a la alcaldía de Xochitepec, Rodolfo Tapia, también fue víctima de un atentado del cual resultó ileso.