loader image

 

María Luisa Villanueva Márquez, la mujer que pasó 25 años en prisión acusada de un delito que no cometió, le solicita al Fiscal de Morelos, Uriel Carmona, quien experimentó en carne propia la privación de la libertad, que “judicialice la investigación” en la que ya se ha comprobado que fue sometida a tortura, y le ruega “no permitir que otros actores del Estado interfieran” para ocultar la verdad. En un mensaje de vídeo difundido en redes sociales dirigido al funcionario estatal, quien recientemente pasó más de un mes en prisión acusado de diversos delitos, María Luisa le expresa su confianza.

En su mensaje, María Luisa, quien fue liberada por la fuerza el pasado mes de febrero por Jorge Gamboa Olea, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Morelos (TSJ), haciendo valer un beneficio que no solicitó, menciona: “Señor Fiscal General del Estado, licenciado Uriel Carmona Gándara, le pido y suplico que judicialice la investigación que inició en 2014 y que hoy se encuentra concluida”.

Añade: “Ya que se han recabado los elementos que prueban que en mi contra se cometió tortura al ser detenida en el año 1998 por policías del grupo antisecuestro”.

La hoy activista por los derechos de las personas en situación de reclusión subraya: “Repito, tiene usted a la vista las pruebas del grave delito cometido en mi agravio y ahora toca a la institución que usted representa procurar mis legítimos derechos”. Villanueva Márquez también le solicita que no permita la intromisión de actores políticos que intenten evitar que se confirme legalmente su inocencia.

“También quiero pedirle que en esta decisión no permita que otros actores del Estado interfieran intentando ocultar la verdad. Confío en usted”, sostiene.

En este contexto, Villanueva Márquez afirma: “Me complace que goce de la libertad porque cualquier prisión destruye al ser humano, y yo pasé 25 años en prisión siendo inocente. Me reitero a su consideración”.

La Fiscalía General del Estado (FGE) ha retrasado la judicialización de la carpeta durante más de 8 meses sin ningún argumento válido.