Pese a los tiempos violentos que prevalecen no sólo en la entidad, sino en el país y a nivel mundial, el Obispo de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, instó a la feligresía a no perder la fe, preservar el ánimo y compartirlo con los demás, a fin de fortalecer a la sociedad.

Durante la homilía de este domingo, el también secretario de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) reiteró que uno de los retos a los que se enfrenta la iglesia es el desánimo de los creyentes, por lo que pidió dar testimonio de esperanza y amor, aun en la actualidad en la que prevalecen altos índices delictivos.

“Por qué no se aparece Cristo a los criminales y les dice basta ya, porqué no se aparece a aquellos que están enriqueciéndose con la trata de personas o que están extorsionando a miles y miles de personas en México. Porque somos nosotros los que tenemos la responsabilidad de dar testimonio de Cristo resucitado, nos ha dejado esa misión a nosotros, vayan y den testimonio”, añadió.

En este sentido, recomendó a quienes tengan la posibilidad, de brindar palabras de aliento al enfermo, a quienes han perdido un familia, apoyo al que no tenga calzado o alimento al referir que el desánimo y el desinterés son

“Tenemos que transmitir fe y esperanza a quienes están sufriendo, hablar o al menos escucharles. A esas familias, cuyas madres, miles de ellas, están buscando a sus desaparecidos, y se preguntan por qué tanta violencia, a transmitir esperanza y ánimo”, acotó.