Reuters / La Jornada

 

Los gobiernos, ejecutivos de empresas y bancos de desarrollo tienen dos años para tomar medidas para evitar un cambio climático mucho más severo, declaró este miércoles un alto cargo de la ONU, en un discurso en el que advirtió que el calentamiento global está quedando rezagado en las agendas de los políticos.

Los científicos dicen que reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero perjudiciales para el clima para 2030 es crucial para detener un aumento de las temperaturas de más de 1.5 grados Celsius que desataría eventos climatológicos extremos.

Sin embargo, el año pasado, las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía aumentaron a un nivel récord. Los compromisos actuales para combatir el cambio climático apenas reducirían las emisiones globales para 2030.

Simon Stiell, secretario ejecutivo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, afirmó que los próximos dos años son “esenciales para salvar nuestro planeta”.

“Todavía tenemos la oportunidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero con una nueva generación de planes climáticos nacionales. Pero necesitamos estos planes más sólidos ahora”, afirmó.

En un evento en el grupo de expertos Chatham House en Londres, Stiell dijo que el Grupo de las 20 principales potencias económicas -en conjunto, responsables del 80 por ciento de las emisiones globales- necesitaba urgentemente dar un paso al frente.

La tarea principal de las negociaciones sobre clima de la ONU de este año es que los países acuerden un nuevo objetivo de financiamiento de cambio climático para apoyar a los países en desarrollo que necesitan fondos de inversión para alejarse de los combustibles fósiles y frenar el calentamiento global.

 

Foto Afp