loader image

 

Estudiantes de la Facultad de Derecho y Ciencias de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) guardaron un minuto de silencio para conmemorar la lucha estudiantil del dos de octubre de 1968.

Adriana Denise Gómez Bustos, estudiante de la unidad académica, recordó que a 55 años de la tragedia, México aún permanece bajo la sombra del autoritarismo, incapaz de sanar la “herida triste” que dejaron los excesos brutales del pasado.

La entrevistada consideró que las autoridades continúan fallando en la tarea de prevenir, ya que las mismas prácticas que llevaron a la matanza de Tlatelolco se infiltran “sigilosamente” en las aulas. Afirmó que la mano dura no podrá controlar a los jóvenes, a quienes la rebeldía les resulta fácil.

“Nuestra universidad pública falla al olvidar que su grandeza se forjó cuando las hijas e hijos de obreras y obreros conquistaron sus aulas. Se equivoca al tildarnos de grilleros y argüenderos cuando, ante el hartazgo, nos unificamos a pesar de la dispersión ideológica. Se equivoca al desestimar nuestra capacidad organizativa y afirmar que dependemos de la intervención de actores políticos externos”, expresó.

Agregó que hace 55 años, la resistencia puso al descubierto la farsa de una pseudodemocracia que se autoproclamaba heredera de la revolución. El poder cruel fue derrotado por jóvenes valientes organizados en las calles que buscaron la unidad no solo entre la juventud, sino también con la clase trabajadora.

“Al recordar el dos de octubre, no podemos dejar de mencionar que fue el gobierno, no solo el sádico PRI, sino todo el entramado estatal, el que estuvo dispuesto a sofocar la resistencia, brindándonos un recordatorio honesto de por qué las fuerzas armadas no tienen cabida en las universidades. Sin embargo, hoy, en la UAEM, el recuerdo nos brinda la oportunidad de corregir el rezago social frente a otras universidades que han sido combativas y revolucionarias”, sentenció.

 

Un grupo de personas de pie en la calle

Descripción generada automáticamente

Foto: Clara Viviana Meza