Entre enero y agosto de 2022 los ingresos por remesas que registró el país ascendieron a 37 mil 933 millones de dólares, un incremento de 15.1 por ciento respecto a igual periodo del año pasado para ubicarse como la cifra más alta para un mismo periodo desde que hay registros, es decir, 1995, revelan datos del Banco de México (BdeM).

Sólo en agosto, según cifras del banco central, los connacionales que radican en el extranjero, principalmente en Estados Unidos, mandaron a sus familias en México 5 mil 122 millones de dólares, lo que representa un crecimiento de 7.9 por ciento respecto a los 4 mil 748 millones de dólares de igual mes de 2021.

Si bien la cifra de agosto muestra una ligera disminución frente a los 5 mil 121 millones de dólares de julio pasado, cantidad que representó récord para un solo mes, las remesas acumulan cuatro meses consecutivos arriba de la barrera de los 5 mil millones de dólares. En los pasados 12 meses (septiembre 2021-agosto 2022), el flujo acumulado de los ingresos por remesas alcanzó los 56 mil 579 millones de dólares, mayor al flujo acumulado a doce meses registrado en julio previo de 56 mil 206 millones de dólares (agosto 2021-julio 2022).

Cifras del BdeM muestran que durante los primeros ocho meses de 2022, el 99 por ciento del total de los ingresos por remesas se realizó a través de transferencias electrónicas, las cuales se ubicaron en 37 mil 552 millones de dólares.

Por su parte, las remesas efectuadas en efectivo y especie y las money orders representaron 0.7 y 0.3 por ciento del monto total, respectivamente, al ascender a 267 y 115 millones de dólares, en el mismo orden.

Entre enero y agosto pasados el número de remesas que se registraron ascendió a 97.3 millones de operaciones, con un monto promedio de 390 dólares, lo que significó crecimiento anuales de 10.4 y 4.3 por ciento, respectivamente.

Rumbo a los 60 mil mdd; comienza desaceleración

Janneth Quiroz Zamora, subdirectora de análisis de Monex, destacó que con cifras ajustadas por estacionalidad, en agosto los ingresos por remesas cayeron con fuerza, a una tasa mensual de 5.8 por ciento. Con ello, apuntó, la tendencia alcista del indicador se desacelera.

BBVA expuso que el ritmo de crecimiento de las remesas durante agosto pasado tuvo su menor crecimiento en los pasados 17 meses, es decir, desde abril de 2021.

Esto, mencionó el banco, se explica por el importante incremento en la llegada de estos recursos entre agosto y diciembre de 2021, lo cual generó un efecto base de comparación que ocasiona que la medición del aumento de las remesas en agosto de 2022 y para los meses que están por venir sea menor.

También detalló que aunque el incremento en el flujo acumulado en lo que va del año (15.1 por ciento) es positivo, hay al menos cuatro países que presentan un mejor desempeño que México en términos relativos en la recepción de remesas: que son Guatemala (con un alza de 20.8 por ciento), Honduras (de 20.6 por ciento), Nicaragua (38.4 por ciento) y Brasil (25.4 por ciento).

En un análisis, Monex subrayó que “los retos de la desaceleración de las remesas no serán inmediatos, pero tampoco eludibles”, pues será hacia cierre de año cuando sea más notoria, esto a medida que la economía de EU se vaya deteriorando.

No obstante, señaló que la fortaleza de las remesas en 2022 es innegable y a pesar del evidente deterioro en el entorno, es oportuno recalcar que a lo largo de este año este indicador han tenido una trayectoria inmejorable, convirtiéndose en uno de los componentes más sólidos de la economía mexicana.