-Héctor H. Hernández Bringas

¿De que hablamos cuando hablamos de Morelos?
En noviembre de 2022 el mundo alcanzo el hito de 8 mil millones de habitantes, dando cuenta de que el crecimiento poblacional sigue su curso, si bien a ritmos cada vez menos intensos y con grandes diferencias entre los países. Este crecimiento, que en muchos sentidos no deja de ser un éxito de la especie humana, impone también desafíos: flujos migratorios y éxodos masivos, disputas entre naciones y a su interior, violencia, alta densidad poblacional y dispersión a la vez, generación de riqueza con enorme desigualdad en su distribución, pobreza, violencia, pandemias, entre otras muchas viejas y nuevas dificultades que encara la de la humanidad. El derecho a una vida digna, para la gran mayoría de esos 8 mil millones, es inalcanzable. México y el estado de Morelos, están inmersos en esa dinámica de crecimiento resultante de inercias del pasado, pero que impone desafíos para el presente y futuro. Algunos datos lo ilustran:
En lo que va del presente siglo, la población de la entidad se ha incrementado en un 33 por ciento, un poco más que el promedio nacional. Por su tamaño, 2.1 millones de habitantes en 2022, Morelos es relativamente pequeño, aunque duplica a entidades como Campeche, Baja California Sur y Colima, y supera a 85 países del mundo. Su densidad poblacional es muy elevada, sólo por debajo de la CDMX y el EDOMEX, y continúa siendo tierra atractiva para la migración: uno de cada cuatro habitantes no es oriundo morelense.
Uno de los cambios más significativos que conlleva la dinámica demográfica estatal, es la recomposición de la estructura de edades: La mayor parte de la población, 58 por ciento, está en edad productiva (20 a 64 años) y a lo largo del siglo, el número de jóvenes y niños menores de 20 años se ha reducido, en tanto que el segmento de mayores de 65 creció en 120 por ciento. El envejecimiento en Morelos es mayor que el que se registra a nivel nacional. Esta reconfiguración en las edades de la población debería estar en el centro de las políticas públicas en materia de educación, empleo, salud y seguridad social entre otros aspectos. Sin embargo, tanto a nivel nacional como estatal, esta es una realidad que no se traduce en políticas de estado.
Con la reciente creación de los municipios indígenas de Coatetelco, Hueyapan y Xoxocotla, el Estado cuenta ya con 36 municipios con diversas características y tamaños. 77 de cada cien habitantes de la entidad, residen en las zonas urbanas de Cuernavaca y Cuautla , en tanto que el 23 por ciento de la población se distribuye en 22 municipios. El desarrollo regional del estado presenta desequilibrios que no son atendidos.
En esta columna, cuando hablamos de Morelos hablamos de su gente. La entidad vive una dinámica demográfica intensa, con realidades regionales y municipales heterogéneas y una estructura poblacional en transformación. Los datos expuestos, lejos de ser solo una colección de cifras ilustrativas, son indicadores de cambios sociales importantes y del consecuente trastocamiento de las demandas y necesidades de la gente.
El Estado de Morelos tiene problemáticas poblacionales y sociales que deben ser revisadas de manera permanente. Más allá de los temas emergentes del día a día, la entidad, sus regiones y sus municipios presentan diversos desafíos que deben ser materia de exposición y análisis: la dinámica poblacional, la pobreza y el desarrollo social, el estado de la seguridad pública, la vivienda, la educación y la salud de sus habitantes, serán temas principales de esta columna semanal. Se pondrán de relieve los principales aspectos de la Agenda Social de Morelos que siempre debe estar presente en la opinión pública, y ser motivo de atención de los gobernantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *