La vegetación como cobertura, es un componente del paisaje y es considerada como la síntesis de diferentes procesos: biogeográficos, geológicos y ambientales, es un buen indicador de la distribución de la riqueza y diversidad biológica (Toledo y Ordóñez, 1993; Ordóñez, 2002); además, es un excelente indicador de la salud del ecosistema, por lo cual, es un elemento altamente dinámico, ya que presenta variaciones en el espacio y en el tiempo, en su composición, estructura y distribución (Ordóñez, 2002); aspectos que representan retos importantes para su estudio, monitoreo y evaluación de los recursos naturales que alberga.

México cuenta prácticamente con todos los tipos de ambientes conocidos del mundo que lo ubican entre los cinco primeros lugares con mayor riqueza florística del mundo; representa casi el 10 % del total de plantas con flor del planeta. Es un país megadiverso biológica y culturalmente hablando.

Las Flores tienen un gran simbolismo se les encuentra en el centro de las manifestaciones culturales como ritos, danzas, arquitectura, intercambios, ceremonias propiciatorias, escenificaciones, festividades, vestimenta, adorno de edificios, traspatios y fogones. Las flores son símbolo de belleza, perfección y pureza. Entre las flores podemos encontrar una inmensa combinación de colores, aromas, sabores y texturas.

En Morelos varios lugares toman el sufijo Xochitl en su nombre, como Xochitepec (Cerro de las Flores), Xochicalco (lugar donde florecen o la casa del florecimiento), Xoxocotla (lugar de los pinos verdes); Axoxhiapan (Río de Ayoxóchiles o flor de calabaza), Yautepec (En el cerro del pericón Yautli )

Desde la época prehispánica, se dice que los señores de Cuauhnahuac enviaban a Tenochtitlán, grandes cantidades de flores decían que los Tlahuicas se ataviaban demasiado y siempre llevaban rosas en las manos. Actualmente Morelos es un estado que más flores exporta.

En primavera, en Cuernavaca destacan tres especies de árboles de la familia botánica llamada Bignoniaceae, por su llamativa floración por el color, tamaño y aroma de sus flores

El nombre científico del árbol de jacaranda es Jacaranda mimosifolia, es originario de Sudamérica, se dice que se pueden hallar hasta 50 especies diferentes que son cultivadas en otras regiones para uso exclusivo de producción ornamental, de vino (licores), y perfumes entre otros.

Su llegada al territorio nacional se atribuye al jardinero japonés Tatsugoro Matsumoto, quien hace más de un siglo, con la autorización del entonces presidente de México, comenzó a sembrar este árbol para ornamentar las principales avenidas de la capital del país; al parecer las jacarandas llegaron como una alternativa al árbol de cerezo que florece en Japón, el cual no pudo plantarse en nuestro país debido a las condiciones climatológicas.

Se dice que los flavonoides de la jacaranda tienen propiedades antiinflamatorias y sirven como complemento para tratar diversas enfermedades crónicas como la artritis, la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Su consumo reduce el dolor, la inflamación y la rigidez articular, mejorando la calidad de vida de los pacientes.

Otras dos especies de árboles son el guayacán rosa y la primavera amarilla. El nombre científico del guayacan rosa es Tabebuia rosea, es nativa de México, en estado silvestre se encuentra desde Baja California hasta la Península de Yucatán, actualmente es manejada y cultivada en viveros forestales por su colorido y tamaño, se recomienda para adornar Jardines, calles, camellones; recibe más de 100 nombres comunes, dependiendo el lugar dónde se encuentre.

El nombre científico del Guayacan amarillo o primavera es Tabebuia donnell-smithii también produce una gran cantidad de flores.

Estas tres especies reciben un gran cantidad de diferentes usos: alimentación humana y animal, melífera, ornamental, artesanal, ceremonial, ritual combustible, servicios ecosistémicos, captura de carbono, sus raíces filtran agua al subsuelo, dan estructura al suelo, se utilizan para embellecer jardines, calles, camellones, también se encuentran en los huertos familiares o solares, sirven como cerca viva, medicinal, maderable, combustible, construcción, elaboración de utensilios, instrumentos domésticos, viviendas rurales, abono, acolchado, control de la erosión, fijación de nitrógeno, mejoramiento de suelo, reforestación refugio de biodiversidad, restauración ecológica, sombra. Durante las lluvias su copa sirve como amortiguador del suelo y evita la erosión; sus raíces retienen la tierra de las plantas que hay alrededor de él, amortigua cambios de temperatura, funciona como barrera rompevientos y para atenuar el sonido, en la época de secas constituyen un importante refugio para los polinizadores, aves, insectos que se alimentan de su polen y néctar. Toda la vegetación aporta beneficios psicológicos, ya que su color, forma y olor proporcionan bienestar y trasmiten tranquilidad, la cercanía con la naturaleza, reduce el estrés.

En el 2012, el recién fallecido Adalberto Ríos Szalay escribió un sentido prólogo para presentar un trabajo realizado en el Centro de Educación Ambiental Sierra de Huautla de la UAEM; la obra titulada “Árboles de Cuernavaca Nativos y exóticos. Guía para su identificación”, registra 195 especies de árboles presentes en la Ciudad de Cuernavaca, de las cuales 93 son nativas de Morelos; 29 nativas de México, pero no de Morelos y 73 son especies de árboles introducidos en diferentes épocas al país. El libro destaca que la Ciudad de Cuernavaca se posiciona entre los dos primeros lugares de ciudades que a nivel nacional tienen mayor número de árboles en su área urbana, superando a las ciudades de Villahermosa (Tabasco), Tuxtla Gutiérrez y Tapachula (Chiapas) y a Xalapa (Veracruz), todas las mencionadas cuentan con exuberante vegetación en sus alrededores. Al parecer, Cuernavaca presenta un inusual crecimiento en la cantidad de árboles que lo habitan, el análisis fotográfico muestra que en los últimos 70-80 años, ha crecido la población de árboles en la zona urbana de Cuernavaca, ello debido en gran parte a la presencia de grandes fincas que construyen inmensos jardines privados.

En 360 páginas el libro proporciona una lista de las 195 especies de árboles registradas en esta Ciudad, proporciona una cuartilla de descripción de cada uno, acompañada por una excelente fotografía que facilita la identificación de cada especie. Es una obra dirigida al público en general. Los amantes de la naturaleza tienen un manual para la identificación de cada árbol, del cual se proporciona el nombre científico, la familia botánica a la cual pertenece, su origen, nombre común, época de floración y fructificación (época en la que produce fruto), distribución y usos. Desafortunadamente la obra está agotada, sería muy útil contar con una reimpresión de este libro.

La primavera llegó y la lluvia lila, azul morado que forma hermosos tapetes de aroma dulzón; disfruto caminando con cuidado, ¡¡¡no quiero pisar esas bellas flores que tiñen la ciudad con su color!!! Me siento protegida cuando paso por estas calles y avenidas cubiertas por esa bella alfombra, y siento su abrazo dulce, tierno, cálido, solidario y acogedor. Nada me perturba, todo fluye, gracias vida, universo, Dios, que me permite con solo disfrutar este paisaje, sentir su cercanía y protección. Benditas Jacarandas que traen sentimientos profundos y bellos recuerdos. ¿Ya adivinaste de qué árbol estoy hablando verdad?

Imagen que contiene texto, árbol, palma, señal

Descripción generada automáticamente

*Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias.