En medio de la efervescencia de las altas expectativas económicas que genera para el sector turismo la Semana Santa, en la que se basan tantos deseos de recuperación económica del estado y de las iniciativas de los emprendedores morelenses, cabe preguntarse por dónde llegarán los turistas deseosos de dejar el dinero que tanto anhela nuestro estado.

Desde luego por tierra y tendrán un viaje muy incómodo la mayor parte del tiempo.

Los mismos empresarios han externado su preocupación al respecto. El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Antonio Sánchez Purón, lo dijo no hace mucho: “antes de pensar en un incremento al costo de casetas, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes debería dar mantenimiento a las vías carreteras operadas por Caminos y Puentes Federales”.

Sánchez Purón fue muy claro al señalar que lo que necesitan los caminos de Morelos son dos cosas: mantenimiento y seguridad. “Las vías de comunicación deberían estar aptas para la ciudadanía y visitantes, además de tener mayor vigilancia por parte de las autoridades, ya que es en los tramos carreteros en los que suelen suceder diversos delitos como el robo”.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope), Humberto Bahena Rodríguez, pidió a las autoridades que durante los próximos días de Semana Santa se garantice la seguridad para los paseantes y de los negocios. Pero el deplorable estado de los caminos tampoco es cosa menor, Bahena pidió mantenimiento de las carreteras, sobre todo el de las locales, pues se encuentran en un estado lamentable.

No hace mucho, Morelos se perfilaba como uno de los centros turísticos de mayor atracción a nivel nacional. Baste recordar que en el 2018 nuestro estado registró una espectacular cantidad de visitantes, pues, en todo el año, lo visitaron casi dos millones personas y, cada una, gastó alrededor de cinco mil pesos, por lo que se obtuvo un ingreso aproximado de nueve mil 740 millones de pesos.

Aunque no ha pasado tanto tiempo, la situación sí que ha variado. Además de la pandemia, la inseguridad se desbocó y cada año alcanza nuevos niveles; además, el descontento popular ha tomado como rehén cualquier tramo carretero y de vialidad de importancia y, desde luego, nos hemos olvidado darle mantenimiento a los caminos, y no solo nosotros, este año la federación le negó a Morelos -y a otros 17 estados- recursos para construcción y mantenimiento de carreteras y caminos rurales.

Así es que, si queremos recuperar el potencial turístico de Morelos, y en tanto los turistas no puedan hacerlo por barco o en avión, deberíamos preocuparnos, primero, por la vía que les ofrecemos para que lleguen a nuestro estado.