* Presidente Abraham Salazar y familia condenan el hecho y demandan que sea esclarecido

HUGO BARBERI RICO

A un año del crimen del presidente municipal electo, Benjamín López Palacios, perpetrado en su propio domicilio, familia y edil actual, Abraham Salazar Ángel, coincidieron en demandar justicia por el hecho “que no descansen hasta encontrar a los verdaderamente responsables del homicidio, no queremos que siembren culpables. Es su trabajo y en sus manos va a caer esa responsabilidad”, precisó Abraham Salazar.

En un homenaje realizado en el centro del municipio indígena, fue el alcalde actual quien lanzó el primer mensaje directo y comparó el crimen con otros sucesos de traición, como el del general Emiliano Zapata Salazar, Rubén Jaramillo, Genaro Vázquez Rojas y Lucio Cabañas Barrientos, por lo que lamentó que otra vez “se pagó con sangre”.

En entrevista, Salazar Ángel, señaló que justo a un año del homicidio se cumple con una de las metas programadas por el líder ausente: resolver parte importante del problema del agua con la implementación de celdas solares, aliviando las finanzas y sentar las bases para iniciar con una mejora en más pozos abastecedores.

Recordó y lamentó también que si se hubiera respetado la victoria de Juan López Palacios, quien dos veces confirmó su triunfo en elecciones abiertas, no se hubiera llegado alcrimen, pero grupos retrógradas insistieron con argucias legaloides, afirmó, liderados por corruptos bien identificados que siempre vivieron del erario municipal de Puente de Ixtla, a quienes invitó a que se eviten más pérdidas humanas y se integren al progreso con nuevas propuestas juveniles con beneficio colectivo.

Como autoridad pidió a la Fiscalía de Morelos el esclarecimiento de los hechos, “hace falta, lo demanda de la ciudadanía”

Salvador López Palacios, hermano de los alcaldes finados en el homenaje recordó que su hermano Benjamín fue asesinado a mansalva en su propia casa, “víctima de la violencia y la inseguridad que genera la corrupción, por estorbar a esos intereses”, por lo que maldijo la política sucia de los corruptos del municipio, quienes por unas monedas venden la vida de un conciudadano.

“¡Maldigo a la escoria que toma las vidas como si fueran dueños de ellas, maldigo a quienes callaron y se tragaron sus palabas para no denunciar el asesinato y maldigo a quienes cierran los ojos ante tanta injusticia (…) a quienes con la justicia en la mano se aprovechan de ella para aplastar y dañar a la gente de nuestro pueblo!”, exclamó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *