Antulio Sánchez


John von Neumann es considerado como uno de los genios de la computación. En los años cincuenta del siglo pasado era el principal experto mundial en computadoras. Si bien nadie tiene el crédito de ser el inventor de la computadora, von Neumann es a menudo visto como uno de los padres de los equipos computacionales modernos, dado el papel destacado que jugó en su desarrollo.
En el periodo de posguerra la palabra «computadora» era el nombre que se le daba a una persona que realizaba cálculos numéricos como parte de un trabajo. Von Neumann era el científico superestrella, el más brillante del Departamento de Defensa y del sector militar en general. Nadie podía competir con su portentoso cerebro que era una auténtica máquina o una especie de inmenso disco duro. Todos veían a von Neumann como una autoridad infalible por su asombrosa memoria.
Von Neumann nació en diciembre de 1903 en Budapest, Hungría, y falleció el 8 de febrero de 1957 en Estados Unidos. Von Neumann fue un niño prodigio: En el primer año de primaria resolvía complejos problemas matemáticos. A la edad de ocho años ya dominaba el cálculo, y derivadas e integrales eran parte de su entretenimiento. Pero su talento iba más allá de las matemáticas. Cuando von Neumann se graduó en bachillerato, hablaba siete idiomas. Podía memorizar cientos de páginas de texto, incluyendo números largos, después de una sola lectura. El matemático Israelí Halperin dijo que «Seguirle el ritmo era imposible, tenías la sensación que estabas en un triciclo persiguiendo un coche de carreras».
Después de su muerte se encontró un manuscrito inacabado en el que trabajó en sus últimos meses de vida. Se llamaba «La computadora y el cerebro», en el que hace una comparación entre la computadora y el sistema nervioso humano. Para él un día la computadora sería capaz de superar al sistema nervioso humano en infinitos órdenes de magnitud. A esa avanzada computadora la denominó un «autómata artificial que ha sido construido para uso humano». John von Neumann creía que las computadoras serían capaces de pensar algún día, que tendrían capacidad cognitiva.
Además de ser uno de los creadores de la teoría de los juegos y la estrategia nuclear, von Neumann construyó su propia computadora, la máquina Integrador y Computadora Matemática y Numérica, o MANIAC. Von Neumann modeló MANIAC a partir del cerebro humano. MANIAC se convirtió en la primera computadora moderna de programas almacenados del mundo.
El equipo de Princeton probó MANIAC contra el propio cerebro de von Neumann. Inicialmente, él fue capaz de calcular números en su cabeza más rápido que la máquina. Pero a medida que sus ayudantes introducían peticiones de cálculo cada vez más complicadas, von Neumann se equivocó. La computadora no lo hizo. Fue un momento revelador en la historia de la ciencia y de la defensa: una máquina acababa de superar al mayor cerebro en el que confiaba el Pentágono, una de las mentes más grandes del mundo en ese momento.
Así, la primera derrota de un genio de los números y la estrategia no fue la que recibió Kasparov en 1997 a manos de la supercomputadora Deep Blue, sino la que von Neumann tuvo a manos de la computadora que él mismo había inventado. Pero lo triste como dice Annie Jacobsen, en su libro The Pentagon´s Brain, fue que la muerte de von Neuman se diera a causa de un cáncer cerebral que fue minando justamente su prodigioso cerebro el cual perdió su gran capacidad de cálculo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *