Francisco Rodríguez Hernández*

El trabajo define una parte importante de nuestra situación social y económica. En efecto, es una parte fundamental de nuestra existencia, porque es la fuente de los recursos necesarios para la vida propia y de nuestra familia. Es también un ámbito de socialización que nos permite entablar amistades y redes de relaciones a las que acudir para apoyarnos en la solución de los múltiples problemas que eventualmente aquejan nuestra vida. Además, el trabajo es la forma en que contribuimos al crecimiento de la economía en su conjunto, y quizá al bienestar colectivo.
El empleo remunerado es la forma principal de vinculación de las personas con el trabajo y la actividad económica, porque la mayoría de las personas no tiene recursos para iniciar y mantener un negocio o una actividad remunerativa por cuenta propia. De hecho, 6 de cada 10 trabajadores son empleados.
Las personas procuran acceder a un empleo con las mejores condiciones, lo mejor remunerado que sea posible, que otorgue prestaciones laborales y afiliación a la seguridad social. No siempre lo logran. La posibilidad de acceder a un buen empleo, en un tiempo y lugar determinado, tiene que ver con las características de los trabajadores y la situación de la economía local. De los demandantes de empleo importa su nivel educativo, sus habilidades y conocimientos, su experiencia y especialización, sus expectativas en cuanto salario y condiciones de trabajo y, por supuesto, su edad y sexo. Por su parte, los atributos de la economía local son importantes porque una economía en crecimiento ofrece más oportunidades de empleo y, probablemente de mejor calidad y con niveles salariales más altos. Aquellas ciudades más prósperas, con economías dinámicas y competitivas, suelen ofrecer más y mejores oportunidades de trabajo. Atraen inmigrantes calificados de otras ciudades y regiones, lo que contribuye a conformar mercados de trabajo más desarrollados y especializados, lo que a su vez incide en el desarrollo económico local. Pero no siempre se trata de empleo de calidad.
Un estudio reciente nos muestra que en las principales ciudades del centro del país actúan, en términos generales, dos factores muy poderosos para definir la calidad del empleo. Uno tiene que ver con el género: las mujeres tienen en promedio salarios menores que los varones, situación que se ha mantenido en el tiempo a pesar de que, actualmente, las trabajadoras tienen en promedio mayor escolaridad. El otro factor es la formalidad o informalidad de la relación laboral, es decir, si dicha relación ha sido, o no, formalizada mediante contrato, conforme con la legislación laboral y de seguridad social, lo que da acceso a diversas prestaciones y los servicios del IMSS o el ISSSTE. Los trabajadores y trabajadoras en informalidad laboral cuentan con promedios salariales más bajos y niveles de escolaridad menores.
Se reconocen así cuatro grupos en cuanto a la calidad del empleo: los varones en empleos formales tienen los de mejor calidad, y los de peor calidad los tienen las mujeres con relaciones laborales informales. En suma, persiste la discriminación laboral por motivos de género, así como la informalidad laboral como estrategia empresarial, destacando que esta forma de relación laboral no está constreñida al sector informal de la economía, también se presenta en la economía formal.
Cuernavaca es una de las ciudades capitales de los estados del centro del país que tienen las mayores proporciones de empleados en informalidad laboral, el grupo con los empleos de menor calidad. Se trata de un 60% del total de empleados; de ellos, el 45% son mujeres. Esta situación puede entenderse considerando que Cuernavaca tiene una de las economías menos dinámicas y productivas de este grupo de ciudades; la diferencia es evidente si comparamos con la Ciudad de México, donde este grupo representa el 39% de los empleados, o con Querétaro, que tiene 25% de empleados en informalidad laboral.
*Investigador del CRIM/UNAM en Morelos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *