loader image

El Instituto para la Economía y la Paz (IEP) acaba de publicar la décima edición del Índice de Paz México que busca “proporcionar una medición integral de la paz en México, e incluye tendencias, análisis y estimaciones del impacto económico de la violencia en el país”.

El IEP, que tiene su sede en Sidney, Australia, basa su estudio en el índice de Paz Global, según ellos la medición más importante de la paz a nivel mundial, que elaboraanualmente el propio Instituto desde 2007. Sus resultados son muy interesantes.

A pesar de lo que se ve todos los días, de acuerdo al IEP, la paz en México mejoró un 0.9 por ciento en 2022. Este fue el tercer año consecutivo de mejora después de cuatro años consecutivos de deterioro. Diecisiete estados mejoraron, mientras que 15 se deterioraron.

“En 2022, tres de los cinco indicadores del IPM mejoraron. Lo más notable es que los homicidios experimentaron su mayor mejora en los últimos ocho años, con una caída en la tasa del 7.9 por ciento. La tasa de homicidios cayó a 24.5 muertes por cada 100,000 habitantes en 2022, su nivel más bajo desde 2017. Esta caída marca el tercer año consecutivo de mejora para los homicidios tras fuertes aumentos entre 2015 y 2019. A pesar de ello, los homicidios siguen estando generalizados en México, con más de 30,000 víctimas cada año desde 2018”, se lee en su resumen ejecutivo.

Pero no hay que engañarse, las cifras anteriores podrían parecer favorables, pero, con todo y sus buenos resultados, el 2022 fue mucho más violento que el 2015, es decir, aquellas cifras alentadoras solo son buenas si se comparan con losaños inmediatos, porque desde hace ocho años la espiral de violencia en México se salió de proporción. Aunque, claro, que parezca haber una tendencia a la baja, es una buena noticia.

En 2022, se estimó que el impacto económico de la violencia en México fue de 4.6 billones de pesos (USD 230 mil millones), lo que equivale al 18.3 por ciento del PIB. Sobre una base per cápita, el impacto económico de la violencia fue de 35,705 pesos, más del doble del salario promedio mensual de un trabajador mexicano.

Siempre de acuerdo al estudio, en 2022, los estados menos pacíficos fueron Colima -entidad que el año pasado se vio envuelta en una cruenta lucha entre bandas rivales-, Zacatecas, Baja California, Guanajuato y Morelos.

Tan solo entre el 2021 y el 2022, Morelos cayó dos lugares en la tabla de falta de paz y se colocó en el número 28 de 32, y Cuautla se ubica en el lugar 18 de los 20 municipios con la mayor tasa de homicidios a nivel nacional, aunque se reconoce que en todo México la tasa de homicidios podría estar subestimada por la persistencia del fenómeno de desapariciones y en Morelos, el IEP calcula que, entre 2015y 2022, el número de desaparecidos pudo haber aumentado casi diez veces.

En nuestro estado el costo de la violencia estaría llegando al 44 por ciento del PIB, con un costo de 139.6 mil millones de pesos al año, lo que representa un impacto económico de poco más de 66 mil pesos por habitante. 

Son muchos los resultados de este estudio y valdría la pena que la gente que toma decisiones de seguridad los conociera, la violencia en realidad afecta no solo la tranquilidad de quienes vivimos aquí, también nuestra economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.